Para muchos, concebir la vida sin música sería una locura. Desde que me despierto hasta que me acuesto, estoy escuchando música. A veces, con mucha más conciencia, presto total atención a todos los detalles de lo que estoy escuchando, buscando encontrar ese sonido que te eriza la piel o que simplemente te genera un sentimiento. Otras veces, la música está de fondo, complementando un ambiente de trabajo o de conversación.

Para cada momento, ambiente o situación, hay estilos de música que busco escucha. Tengo una amplia variedad de playlists que cumplen con su respectiva misión. Van desde rock pesado, rock progresivo, música clásica, pasando por new age, funk y otros estilos. Lo que busco en ellos es que se integren a mi momento y me aporten. Si estoy por prender un canuto en la playa, lo más seguro es que busque un reggae, pero si me encuentro en la mitad de una buena fiesta, qué mejor que un buen set de música electrónica.

Ahora, ¿qué pasaría si de todo eso tendría que escoger pocas cosas? Que stress pensar que mis innumerables horas en las que escucho música solo se pueden limitar a pocas opciones.

Ahora, si me dejan abandonado en una isla y solo puedo escoger 5 discos que voy a poder escuchar durante un tiempo indeterminado. ¿Con cuáles me quedo? ¿Cuáles discos podría escuchar día tras día sin aburrirme? ¿Qué discos han sido parte de mi vida?

Después de pensarlo profundamente y haber puesto y quitado muchos nombres, mi elección final es esta:

Beatles, Abbey Road Album (1969)

Radiohead, In Rainbows (2007)

Cerati, Bocanda (1999)

Rush, Moving Pictures (1981)

Pink Floyd, Dark Side of the Moon (1973)

Dejé de lado grandes discos dr Grateful Dead, Pearl Jam, Led Zeppelin, Pixies, David Bowie, Charly Garcia, Depeche Mode,

¿Cuáles serían los tuyos?